Alto’s Adventure: Un paseo gélido por los Andes

En estas épocas parece que ya nada nos puede asombrar. Los avances tecnológicos superan la velocidad de la luz y, la verdad, sólo nos hacen gastar dinero que no tenemos o que podríamos gastar en otra cosa que de verdad necesitemos -lo cierto es que nunca lo haremos, siempre vamos a querer comprar esa nueva consola o ese videojuego que todos están saboreando- maldito capitalismo.

Alto’s Adventure / Snowman

Lo que me asombra de la tecnología es que con los smartphones puedes hacer lo que te plazca: puedes estar sentado junto a un infante que se ha pasado todo el trayecto berreando porque no le hacen caso y, sin ningún problema, caes en el abismo que te ofrece una buena playlist; puedes estar atorado en el subterráneo, sudando como si de verdad hicieras ejercicio, con el mar de gente, todos con el fastidio hasta el límite y tú, con el éxtasis al máximo, puedes estar disfrutando de una aventura más.

Esto comenzó gracias a que últimamente he dejado mi consola abandonada, no la he tocado para nada, nuestras caricias se han distanciado y por lo tanto el placer que ello conlleva. Tal vez me estoy convirtiendo en un hombre maduro que no se puede dar el lujo de perder el tiempo; o tal vez sea por cuestiones escolares; o porque el tiempo pasa volando y cuando menos me doy cuenta cae la noche sobre mi techo y junto con ella, una tonelada de sueños no concretados que esperan pacientes a que llegue a mi lecho de cuasi muerte.

Recientemente mi celular Moto G3 (págame Lenovo, te estoy haciendo publicidad gratuita) es el que más uso para estar jugando horas y horas, ya sea en mi cama antes de dormir, en el vagón del metro, en el camión, en el baño; en cualquier maldito lugar que se honre con mi presencia. Un buen día, estaba muriendo lentamente de aburrimiento en mi cama. Era otro soleado domingo cuando decidí entrar a la Play Store, moví mi aletargado brazo, alcancé mi celular, lo desbloqueé, abrí la carpeta “Google”, abrí la app, deslicé mi dedo por la pantalla y como un animal salvaje saltó a mi vista la imagen de un juego que me recomendaba la aplicación; éste se llama: Alto’s Adventure.

Lo primero que vino a mi mente fue: ¡bien, un juego de plataformas! Me emocioné. En mi rostro se dibujó una sonrisa que sólo los videojuegos saben hacer, pensé: tiene mucho tiempo que no disfruto de un buen juego de ese estilo. Recordé aquellos tiempos en los que la vida era más simple, era más llevadera, era más feliz; recordé a Crash Bandicoot. Fue en ese preciso momento cuando me decidí a descargarlo, estaba expectante, debo admitir que mi frente sudó un poco, mis manos temblaban deseosas de revivir esos momentos; revisé en todo momento hasta que por fin se descargó, abrí la aplicación y, para mí sorpresa, no era un juego de plataformas.

Un paseo infinito

Alto´s Adventure es un endless runner –o mejor dicho, un juego que nunca pinches acaba-. Se sitúa en el Altiplano de los Andes, una travesía por Perú, Bolivia, Argentina, Ecuador y Chile. Todo inicia en un pequeño establo puesto en el lugar más alto de las montañas, en el cual eres amo y señor de unas llamas. Comienzas siendo Alto, un joven bien abrigado, ocioso y expectante a que el destino lo lleve a cambiar el ambiente pacífico por unos momentos de acción y adrenaina.

Por alguna extraña razón -que en realidad no tiene ninguna relevancia para el juego- tus llamas escapan del establo y tienes que traerlas de vuelta. En el camino te vas encontrado a cada una de estos animales rebeldes que no quieren ser presa de tus dominios; pero no te preocupes, no tienes que ir corriendo por ellas, te vas deslizando por la nieve encima de una snowboard que, sin duda, hace bastante entretenida y singular tu bajada por las montañas.

Mientras desciendes vas encontrando una cierta cantidad de elementos que harán que tu carrera sea bastante interesante y desafiante. Estos son dos power ups que te ayudan en el camino: el primero es un imán que te cubre de color dorado, cual Caballero del Zodiaco, que te permite recolectar monedas de manera más fácil y puedas subir de nivel a tu personaje; el segundo es una pluma que te hace levitar, aquí cualquier obstáculo te hace los mandados y hasta les puedes pintar dedo si gustas.

Alto’s Adventure / Snowman

Algo muy interesante en Alto´s Adventure es el cumplimiento de objetivos que se dividen en distintos niveles, una fórmula ya utilizada en otros juegos de este estilo como Temple Run. Los objetivos van desde hacer una cantidad específica en una carrera hasta espantar cual vil rufián a los pajarillos que descansan; hacer giros descomunales; realizar combos casi imposibles; o simplemente romper tu priopio récord. Esto te permitirá desbloquear a nuevos personajes y distintas habilidades, algo que te permitirá escoger a tu favorito o con el que mejor te acomodes.

Como en todo juego, tienes a un enemigo, este se trata de un Vigilante. Sin motivo alguno su único propósito, en su deplorable y monótona vida, es molerte a golpes y que no cumplas con tus tareas. Su rabia incomprendida y sus niveles de furia te harán conjurar maldiciones y gritar a los cuatro vientos tu odio hacia él; sin embargo, esto hará tu camino más desafiante.

Alto’s es contemplativo

Entro al debate desgastado, que ha sido tratado por los siglos de los siglos y en el que todos estamos de acuerdo: los videojuegos son un conjunto de artes, y Alto’s Adventure lo deja muy en claro: el paisaje es espectacular. El diseño minimalista le permite utilizar y explotar una paleta de colores que te puede transportar a cualquier lugar o momento.

Los colores fríos hacen que experimentes un invierno ruso; sientes cómo el frío te va calando desde la planta de los pies y sube poco a poco, como un invertebrado moribundo, por cada parte de tu cuerpo; tu piel se eriza; tus vellos cobran vida, se levantan ansiando la luz del sol; tu sudor se congela; tus fluidos nasales se enfrían al momento de acariciar el ambiente. Los colores cálidos llegan en el mejor momento; tu cuerpo lo agradece. Corre un viento primaveral que te hace despojar tus ropas y arrojarlas por la ventana; comienzas a sudar; nada te quita ese bochorno infernal del cual eres víctima.

Alto’s Adventure / Snowman

El clima cambia; tú cambias. El invierno es cruel; el calor es el verdugo. La lluvia te empapa hasta los talones, imploras porque acabe el diluvio. El agua que corre por tu cara no te deja ver el camino, temes por tu vida, puedes caer en cualquier momento. Todo se convierte en oscuridad, un relámpago emprende su vuelo al más oscuro cielo que has visto en tu vida. Tus latidos se aceleran, tus emociones juegan contigo. Eres prisionero de tu propia aventura.

Y todo desde la pantalla de tu celular.

Alto’s Adventure fue desarrollado por Snowman y salió al mercado en el 2015. Está disponible para Android, iOS, Kindle Fire y Windows. Échenle una jugadita y, si no les gusta, vienen a reclamarme.

Año: 2015
Estudio: Snowman
Plataformas:   Android, iOS, Microsoft Windows, Amazon Kindle Fire
Género: endless runner
http://altosadventure.com/

Post Author: Ivanjo

Un humano común y corriente. Siempre estoy en otro planeta, quisiera que ese planeta fuese un videojuego. Vagando por la vida, tratando de encontrarla. Me resisto a entregarme a la fugacidad, a lo efímero. Busco la trascendencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *