Corre y salva tu vida: Viaje al final de la noche

jorgevulloa21 / fotorecurso
SONY DSC

Las calles de la Ciudad de México poco a poco se vuelven oscuras mientras el sol se oculta para dejar paso a la noche. El pavimento mojado y una ligera llovizna impregnan de soledad cada esquina, cada banqueta. Unas sirenas se escuchan a lo lejos, tus pasos rápidos, junto con tu respiración agitada, intentan pasar desapercibidos, haciendo hasta lo imposible para llegar con vida al siguiente punto de control.

Te concentras en la pista que te ofrecieron los sobrevivientes en la zona de seguridad anterior, allí donde perdiste a tus amigos y no sabes si aún siguen con vida. En ese punto donde la comunicación por radio se perdió y lo único que te queda es continuar hasta el final, con la esperanza de volver a verlos.

Desconfías de todo el que se atraviesa en tu camino, los observas con miedo mientras repasas cada parte de su cuerpo buscando aquel brillo rojo que caracteriza a las criaturas que te persiguen. Revisas el talismán de color azul que tintinea cada vez que caminas, aún lo tienes a salvo y es tu única salida para seguir vivo. Ellos lo quieren, lo desean, un premio por tu vida y el costo para convertirte en uno más de la manada escarlata.

Te detienes en las sombras para revisar tu mapa arrugado por la lluvia y el sudor de tus manos, repites mentalmente la pista para poder encontrar a más personas que, como tú, siguen luchando, un sonido entre los setos despierta tus sentidos, con el corazón alerta comienzas a contar cuántas calles te faltan para alcanzar el punto de seguridad, ahí en donde nadie puede atacarte, donde no pueden convertirte.

Debates entre tomar el transporte o seguir caminando. El primero te ofrece la ventaja de llegar más rápido porque las criaturas no son lo único que te persigue, el tiempo también te pisa los talones. Sonríes al verte tentado por la posibilidad pero la rechazas, sabes que la seguridad es nula, en la parada pueden esperarte dos o tres y tu vida se iría con ellos.

Decides ir a pie y comienzas a correr en silencio, tomando atajos, escondiéndote de vez en cuando entre los árboles, debajo de la sombra de la noche. A lo lejos ves el lugar marcado por el mapa, un pequeño alivio te abraza pero la parte más difícil se acerca, ellos conocen las zonas de seguridad y estarán rondando cerca, deseosos de ti.

Cronicas de Asfalto

Estas a dos calles y, como una nube negra, observas que frente a ti está uno de ellos, con la cicatriz de su brazo palpitando de color carmesí, con la mirada puesta en la tuya, sediento de tener tu alma. Unos segundos son necesarios para ubicarse mutuamente, comienza la persecución. Te quiere a ti, desea el talismán azul que resuena frenéticamente junto a la velocidad de tus pasos, y tú, lo único que deseas es mantenerte con vida.

Tus pies ya no responden, tus pulmones quieren explotar de cansancio, el ser está a sólo dos metros de ti y la zona segura, a un palmo de distancia. Escuchas como su grito de júbilo se acerca y la paz de la noche se rompe con el sonido de tu tobillo lastimándose. Una mueca de dolor aparece en tu rostro, pero no te detienes. Haces un último esfuerzo y alcanzas tu objetivo con el corazón en la mano.

Volteas, ahí está la criatura, sonriéndote, esperándote cuando salgas de la zona segura, para perseguirte hasta el final. Se te va el aliento al pensar que ese punto es sólo uno de los seis que faltan para poder terminar sano y salvo, entregar el talismán y logar encontrar una cura o crear una resistencia contra los cicatriz roja pero ese ser ya te ha detectado y te perseguirá hasta tenerte.

Será una noche muy larga.

Las calles ya no volverán a ser las mismas

En todo momento la adrenalina transpira por cada poro, la sensación de ser observado detrás de los árboles o esa desconfianza de ver alguna sombra caminando bajo la oscuridad de la noche hace que tus cinco sentidos se despierten al instante. Sientes como tus pulmones se resisten cuando el oxígeno no entra como debe ser, escuchas a tus piernas gritar para que ya no sigas corriendo, desconoces calles y el mapa mojado es el único aliado.

El talismán está en tus manos, tu cansancio, tus heridas, tu miedo es sólo una parte del precio que debes pagar para seguir con vida, para que no te conviertan y salir victorioso de aquel viaje al final de la noche.

Viaje al Final de la Noche

Viaje al Final de la Noche.

Juego urbano de persecución a pie y en transporte público.

Bellas Artes – Wall Trade Center 7KM

Ciudad de México.

Facebook: Viajealfinaldelanoche-cdmx

Post Author: Rosée

Creativa, Novelista, Poeta, Amante de la Lectura, de la Escritura, de Japón. Gamer de nacimiento y Gamer por pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *