DOOM: Bienvenido de nuevo al infierno

DOOM / idSOFTWARE

Después de un tormentoso ciclo de desarrollo de 8 años, la nueva entrega de Doom vuelve a abrir sus infernales puertas, un momento emocionante para todo seguidor de la franquicia; el regreso del monarca de los first person shooter, el que lo inició todo, viene a reclamar su trono. Bienvenido de nuevo al infierno.

Este nuevo Doom es un reboot de la serie, dejando a un lado el acercamiento experimental que tuvo Doom 3 por allá de 2004 y volviendo al ritmo vertiginoso que nos recuerda a los primeros dos títulos, un producto que a todas luces apuesta por lo clásico y aun así sabe cómo mantenerse moderno a las exigencias de la actualidad, como las nuevas glory kills las cuales despliegan un violento espectáculo mientras nuestros enemigos hayan sido debilitados por nuestras armas, tiene tantas variantes que depende de la perspectiva en donde las activemos; un delicioso cóctel de adrenalina, sangre y vísceras desparramadas moviéndose a 60 cuadros por segundo. Un título cargado de acción, momentos súper intensos y hasta una buena dosis de terror al calor de las llamas del averno.

DOOM / idSOFTWARE

En la historia de Doom, nuestro protagonista es un arma secreta confinada a un sarcófago durante un tiempo desconocido y las circunstancias ameritan su regreso para controlar la inminente invasión demoníaca en el centro de investigación de la UAC en Marte, dicha estación ha logrado aprovechar la energía del infierno para convertirla en una nueva fuente de energía renovable (Energía Argent) y resolver la crisis energética que enfrentaba el planeta Tierra, aunque el precio que han de pagar por su osadía implica fuerzas sobrenaturales fuera de su entendimiento, por lo que nuestro héroe deberá encontrar el origen de esta invasión y repatriar a todos los esbirros diabólicos a donde pertenecen.

Doom es un juego muy metal

Cada uno de los episodios del título están cargados de emociones y saben cómo aprovecharlas: los ejércitos infernales aparecen en cada nivel acompañados de canciones mega metaleras como si Black Sabbath, Disturbed o Megadeth armonizaran la llegada de los soldados del inframundo con toda la intensidad y desesperación del momento, es un juego que goza de explotar nuestras emociones mientras nos enfrentamos a un puñado de fantásticas e implacables aberraciones para luchar por nuestra vida y son esos segmentos los que convierten a Doom en una experiencia totalmente orgásmica, el rey ha vuelto y no hay nada que puedan hacer para detenerlo.

Nuestros viejos amigos del demonio también regresan

El diseño de personajes no podría ser más adecuado, la vasta librería de engendros infernales de anteriores juegos regresa con varios y necesarios rediseños totalmente abominables listos para ser asesinados por nuestra Big Fucking Gun a la máxima potencia; tenemos Cacodemons, esas enormes cabezas flotantes gigantes que lanzaban bolas de fuego, los icónicos Hell Knight, retomando la apariencia que adoptó en Doom 3 y que también pudimos apreciar en la horrible película con The Rock, el poderoso y emblemático Cyberdemon —quien es un fantástico jefe dentro de este juego—, además de tener Lost Souls, esos escandalosos cráneos en llamas voladores que explotan frente a nosotros, el imponente Pinky, quien nos puede dar una verdadera embestida si nos despistamos, los temibles Revenant, estos demonios armados con un jet pack que lanzan misiles como malditos desquiciados, el terrorífico Baron of Hell, que parece ser el mismísimo Satanás esperando para aplastar tu cuerpo y tu ego (en serio, creo que es el enemigo más alto del juego, da miedo nada más de ver cómo viene acercándose a ti para acabar contigo), el obeso Mancubus, que parece un Jabba the Hut equipado con cañones para terminar con tu miseria, entre otros excitantes adefesios del caramba.

DOOM / idSOFTWARE

Otro de los grandes aciertos con este Doom es haberle devuelto la importancia al modo campaña, la parte del juego más menospreciada en la actualidad para el género y la más importante todavía para muchos; es el elemento más cuidado y más trabajado del juego, así como lo ha sido en anteriores entregas, aunque en esta ocasión es un recordatorio para todos los desarrolladores, que piensan en la campaña como algo totalmente desechable, de que hay que devolverle el respeto que se merece pues indudablemente es la carta de presentación de su producto, y en el caso de Doom es maravillosa, una prueba fehaciente que la campaña está más viva que nunca y puedo decir con total seguridad que es la mejor que he jugado en lo que va del año.

El Praetor Suit y las armas…muchas armas.

Nuestro personaje viene equipado con un traje de batalla especial llamado el Praetor Suit, un aditamento que nos ayudará a derrotar a las hordas de monstruos infernales en el camino; el grado de actualización del traje es bastante complejo: todo nuestro equipamiento es mejorable durante el transcurso de todo el juego, necesitamos elementos llamados Praetor Tokens, que no son otra cosa que pequeños dispositivos de datos (como una memoria usb) escondidos en cadáveres de guardias (Sí, es algo espeluznante), cuando logremos acumular cierto número de estos tokens podemos elegir qué sección de nuestro traje queremos mejorar; entre muchas de las actualizaciones del Praetor Suit podemos disminuir el tiempo de recarga para utilizar granadas, aumentar nuestra resistencia a explosiones, mejorar las capacidades del sistema de navegación o hasta mejorar nuestra destreza.

Cuando hablo de que es complejo es porque la cosa no se detiene ahí: Dentro de todos los niveles de Doom hay unas piedras o tablas escondidas llamadas Rune Trial Stone, estas piedras contienen minijuegos que tendremos que completar según sus condiciones para hacernos acreedores a una runa, la cual nos concederá otras habilidades especiales cada vez que completemos sus retos como por ejemplo: aumentar la cantidad de munición que arrojan los enemigos, incrementar la efectividad de nuestros ítems, ejecutar glory kills mucho más rápido, etcétera.

En cuanto a las armas ¿qué les puedo decir? Doom  no sería nada sin su sicario arsenal de embajadores de la muerte listos para escupir balas, cohetes, lásers o energía pura. Casi todas las armas del juego son actualizables e incluso modificables a través de pequeños drones voladores que se encuentran escondidos en todos los niveles del juego. Para poder hacer esto necesitamos puntos que son obtenibles por completar ciertos retos que propone el juego, estos son necesarios si queremos que nuestro armamento sea lo más poderoso posible para enfrentar a las hordas de demonios que se vuelven cada vez más difíciles de exterminar en los mapas. Cada actualización importa, y tenemos que leer cuidadosamente cada una de sus funciones para ajustar nuestra estrategia de combate, en el juego encontrarás muchas pero, dada su dificultad para conseguirlas, tenemos que pensar bien en donde las vamos a aprovechar. Hay otras armas que no necesitan upgrades, como la BFG o la sierra eléctrica, porque, bueno… son suficientemente poderosas para hacer añicos a cualquier escoria mefistofélica.

DOOM / idSOFTWARE

Y por último, hay unas esferas de energía llamadas Argent Cells que sirven para incrementar otros atributos de nuestro traje, inclusive son un poco más importantes porque manejan la cantidad de vida que tenemos, nuestro nivel de armadura y la cantidad de municiones que podemos cargar para todas las armas.

Doom es una fascinante locura

Podría seguir hablando y hablando acerca de la maravillosa experiencia de jugar Doom, de su fluido gameplay, su sangrienta y visceral presentación, su alta rejugabilidad con muchos secretos esparcidos en cada nivel, sus gráficos despampanantes (gracias al id Tech 6) o de su poderosa banda sonora, pero todo lo anterior es solamente el preámbulo de lo que les espera a todos los que no lo han jugado, el juego se mueve tan rápido que hace ver a otros títulos con mayores presupuestos como ancianas de 90 años, sí: regresar a jugar Destiny no es muy agradable después de Doom. No puedo hacer suficiente hincapié en el enorme trabajo de desarrollo logrado por id Software, a todos nos emocionan los regresos pero más aún cuando se hacen bien.

DOOM / idSOFTWARE

Podría hablar del modo multijugador o del robusto editor de niveles SnapMap del juego, pero lo cierto es que son meros requisitos obligados para llegarle al mercado de los consumidores que solo juegan en línea y Doom es mucho más que eso, es un producto que apela al jugador clásico, a los veteranos que esperan un gran diseño de niveles y volarle los cesos a jefes enormes, para los otros tienen cosas como Overwatch y Battleborn, Doom va por un camino muy distinto y la crítica está muy de acuerdo con eso.

En 2016, la mejor campaña para un juego de disparos en primera persona está en Doom y si no lo has jugado te estás perdiendo de una verdadera joya para la actual generación de consolas.

DOOM / idSOFTWARE

Año:  2016
Desarrollador: id Software
Género: First-person shooter
Plataformas: Microsoft Windows, PlayStation 4, Xbox One
http://doom.com/es-es/

Post Author: Spideybot

Ingeniero en Sistemas, estuve involucrado en varios proyectos interesantes como Terubi, Velvet Room y más recientemente The 20XX, en esta nueva aventura con Amisit Level espero seguir aportando con críticas y artículos de calidad sobre videojuegos. Mega fanático de los X-Men, amo leer a Lovecraft, odio a los que usan a Genji y sigo tratando de entender el final de Evangelion

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *