Ser Gamer: todas las vidas en una

Desperté en un bosque con la única idea de sobrevivir. Caminé con precaución mientras los árboles me miraban como si de una amenaza se tratase. El césped se mecía lentamente y las hojas caídas crujían con cada uno de mis pasos. El sol del atardecer dibujaba sendero de sombras y luces intentando predecir mi camino.

El sonido del agua activó mi sentido del oído y un arroyo de aguas cristalinas apareció frente a mí. Unos peces de colores nadaban ajenos a mi presencia y mis ojos se posaron en el sol que se escondía detrás de los cerros mientras coloreaba el cielo de matices sin nombre.

The Vanishing of Ethan Carter / The Astronauts

Un rugido rompió la calma del lugar: un dragón negro como el carbón alzó su vuelo desde una cueva invisible para mí. Comenzó a volar en círculos, llamando a sus demás amigos. Una criatura alada de color carmesí se le unió en el vuelo cuyo nombre sólo había leído en libros: Neburi. El viento se arreció y con un movimiento ágil una criatura mítica de color gris con azul salió volando para unirse a sus compañeros: Lugia planeaba majestuoso frente a mis ojos. Los tres grandes seres volaban, y poco a poco diversas criaturas comenzaron a unirse, algunas ya tenían nombre para mí, algunas otras eran desconocidas.

Me di la vuelta y caminé a orillas del arroyo, dejando atrás a los seres alados para encontrarme con algunos Kolog y cientos de Únimos que se escondían en sus cuevas para recibir a la noche. A lo lejos, un gigante se acurrucó frente a una fogata que acababa de encender y como si de acuarela se tratase, una villa se dibujó ante mí.

Brothers / Starbreeze Studios AB

Aceleré el paso cuando la noche se hizo visible y sentí como unos lobos me acechaban desde las sombras. Algunas plantas se encendieron de colores fluorescentes a mi paso pero en las partes más oscuras el acecho de unas sombras humanas se escondían en el follaje esperando el momento de atacar.

Llegué sin aire a la puerta de hierro que me daría paso a la ciudad, mi sorpresa se encendió cuando vislumbre el cuerpo inerte del guardia de la entrada. Corrí hacia la villa para pedir auxilio pero no pude avanzar más: los hombres sombra me acechaban armados con garrotes, palas y picos desde los rincones. Agarré una antorcha encendida que estaba en la pared detrás de mí e intenté asustarlos, mi acción surtió efecto y corrí hacia la salida, sólo para encontrarme con un agujero enorme del que salían seres grises con armas en las manos dispuestos a destruir todo a su paso.

Alan Wake / Remedy Entertainment

Corrí lo más que pude mientras escuchaba como los hombres sombra y los seres salidos de la tierra se peleaban a muerte. Lo único que buscaba era un refugio, pero en ese lugar no existía ya que desde las casas comenzaron a salir esqueletos y no-muertos que arrastraban sus pies mientras la carne se les caía a pedazos. Frente a ellos un ser nauseabundo caminaba hacia mí, su mandíbula abierta de manera antinatural dibujaba una mueca que ni en las peores pesadillas yo podía imaginar.   Ya no había escapatoria. Cerré mis ojos y aguardé a que la muerte llegara a mí.

El viento sopló fuertemente y me levantó como si mi peso fuera de una pluma. Volé suavemente encima de todos aquellos monstros hasta depositarme en un pequeño claro rodeado de vegetación y agua cristalina. Una espada me esperaba pacientemente incrustada en su pedestal. Me acerqué y sostuve su mango azul con piedras doradas que formaban una pirámide de oro. Lentamente saqué la hoja y la alcé con vigor, ya tenía con qué defenderme y cuando me disponía a atacar, una nave aterrizó detrás de mí con un ruido sordo. Varios soldados con armaduras pesadas salieron de la nave y uno de ellos, al verme, se acercó a mí para ofrecerme una sonrisa, un arma y las siguientes palabras: es el momento, jefe maestro.

Gears Of War / Epic Games

Sonreí al ver la lucha que tenía frente a mí: varios Charizard convertían en cenizas a los hombres sombra, los soldados atacaban a los seres grises, arqueros disparaban sus flechas hacia los no muertos y el gigante que había visto apacible bajo las estrellas, tomaba de las piernas a los enemigos y los azotaba como juguetes.

Sostuve con más fuerza las dos armas que tenía en mis manos y con el grito Fuerza, Balance y Empuje, salí a la batalla.

Y entonces apagué la consola y agradecí por el magnífico momento que había vivido.

Créditos a sus creadores

Ser Gamer no es sólo sentarse frente a una pantalla y jugar un videojuego, ser Gamer es vivir apasionadamente cada una de las historias conocidas y por conocer, ser partícipe de una guerra, de un atardecer, de un momento mágico. Ser Gamer es, como nosotros lo llamamos, ser Amissum ya que, vivir todas las vidas que queramos, examinar mundos extraordinarios, ser lo que queramos: desde un soldado hasta un mago, una criatura mítica hasta un buzo, un hada hasta un humano hacen que explotemos nuestras emociones, nuestros sentimientos y esto es sólo una mínima parte de lo que significa: ser Gamer.

Post Author: Rosée

Creativa, Novelista, Poeta, Amante de la Lectura, de la Escritura, de Japón. Gamer de nacimiento y Gamer por pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *