Gone Home: La Soledad Como una Forma de Expresión

Gone Home /  The Fullbright Company

Siempre he creído que una de las cosas más maravillosas de los videojuegos son las mil y una maneras en las que estos nos pueden transmitir todo tipo de emociones y sentimientos. Algunos nos hacen sentir todo poderosos con un bazooka en mano, otros nos recuerdan ese sentimiento de aventura que solíamos tener de niños al tomar una espada y un escudo, también están aquellos que se esmeran en hacerte sentir terriblemente vulnerable en ciudades infestadas de zombies, o peor aún, monstruos infernales sacados de la película de terror más escalofriante jamás creada. Sin embargo, son contados los videojuegos que exploran los sentimientos e historias que puede albergar una casa abandonada como lo hace Gone Home.

Encarnamos el papel de Kaitlin Greenbiar, quien regresa a casa después de unas vacaciones por Europa sin embargo, nos encontramos con una carta bastante extraña de uno de nuestros familiares… de nuestra hermana de sangre, a decir verdad; Samantha Greebiar. Pronto, nos daremos cuenta que al parecer la casa se encuentra completamente vacía y no queda más que tratar de averiguar que está pasando con lo poco o mucho que podamos encontrar dentro de la misma.

Gone Home /  The Fullbright Company

Antes que nada, debes saber que Gone Home, es más que nada un juego enteramente contemplativo/narrativo en dónde nuestro personaje sólo se limita a caminar y examinar todos los objetos que nos encontremos dentro de la casa, entre los cuales el 70% son notas, cartas, postales y escritos por lo que, obviamente, nos pasaremos una gran parte del juego leyendo, y por lo cual, podría alejar o aburrir a muchos, quizá, desde antes de empezar a jugarlo —sobre todo a los que estamos muy acostumbrados a jugar First Person Shooters como Halo o Call of Duty—, pero a los pocos minutos te darás cuenta que la curiosidad —o sea, enterarse del chisme— es el principal recurso que utiliza el juego para generar un interés inmediato en la historia que nos quiere contar este título.

Y es que ¿A quién no se le ha pasado por la cabeza por lo menos una vez en su vida el hecho de meterse a explorar alguna casa cuando tus vecinos no se encuentren en ella? … se lo que están pensando, pero no, no para robarlos… sino más bien para conocerla por dentro, para ver qué tan diferente es esa casa a la tuya la cuál conoces al derecho y al revés, para ver cómo cada quién organiza su cuarto y ver si coleccionan algo o mejor aún, hasta enterarte de qué tipo de películas les gusta ver o qué tipo de bandas escuchan al ver los CD’s de los papás puestos en el estéreo y hasta ver los posters en los cuartos de los hijos. Ver si su jardín es más grande que el tuyo, o ¿Quién dice que no pueden tener una alberca? Digamos que es algo muy similar a ese sueño que todos tenemos de estar encerrados en un centro comercial y/o plaza por una noche.

Gone Home /  The Fullbright Company

¿Verdad que si te ha pasado? Ah, pues Gone Home emula más o menos ese sentimiento.

No quiero hacer spoilers, pero la casa tiene un par de pasadillos y cuartos secretos que conectan con ciertas partes de la casa que seguramente no todos los miembros de la familia Greenbiar estaban conscientes de que existían y a decir verdad, habrá momentos en los que la soledad te llega a abrumar tanto que cualquier ruido de madera hinchándose, parpadeo de luz o cuarto oscuro te puede causar bastante inquietud y miedo. ¡Incluso te pone a pensar que no sabrás cómo reaccionar si llegases a encontrarte con alguna persona ahí dentro!

Por otro lado, la verdad es que la historia del juego es lo de menos, empieza bastante interesante pero más o menos a mitad del juego ya te hueles bien por dónde van las cosas y el final solo sirve para confirmar todas tus sospechas. Si lo juegas “de corrido” podrías terminar el juego en más o menos unas 2 hrs. y media en tu primera partida, por lo que para disfrutar el juego al máximo, te recomendamos tomarte todo el tiempo que necesites para explorar cada rincón de la casa, leer todas las notas que vayas encontrando, escuchar bien los audios y casetes y observar muy bien los objetos, ya que podrás ir ligándolos con ciertos hechos que puedes pasar por desapercibido si no prestas la suficiente atención a las cosas, y de ser posible, juégalo como si realmente estuvieras en esa casa, o sea, completamente solo.

 Además, es bueno tener de vez en cuando experiencias menos frenéticas dentro de los videojuegos, así que deberías darle una buena oportunidad.

Gone Home /  The Fullbright Company

Año: 2013
Estudio: The Fullbright Company
Género: Aventura, Indie
Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Microsoft Windows, GNU/Linux, Mac OS
http://gonehome.game/

Post Author: Odai

Amante de la música, las películas de terror, el cereal, las lechitas de fresa. Estudió la carrera en Criminología y Criminalística. Se considera así mismo un chico responsable y divertido que disfruta de estar en compañía de su familia y amigos. Siempre abierto a debates y pláticas profundas con muchas ganas de compartir su opinión acerca de cualquier tema. Sus fechas favoritas del año son Halloween y Día de Muertos, aunque también disfruta mucho de la Navidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *