The Witcher III: Wild Hunt-La magia del juego que me atrapó

The Witcher III: Wild Hunt / CD Projekt RED Por KyDante

De niños todos contamos con una capacidad de asombro infinita, así como aprender a silbar, dar vueltas de carro o algo tan sencillo como chasquear los dedos; dentro de los videojuegos no es diferente pero, con el tiempo y la edad, te vuelves más exigente, necesitas retos, estímulos más fuertes y desafíos mentales para seguir sorprendiéndote de manera regular. Ese asombro regresó cuando jugué The Witcher III: Wild Hunt.

The Witcher III: Wild Hunt / CD Projekt REDPara ser sincero, cuando fue anunciado no me interesó mucho, ni siquiera soy seguidor de la saga; el juego simplemente llegó a mis manos gracias a mi mejor amigo que lo poseía, además yo había terminado todos los juegos de PlayStation 4 que tengo.

Mi primera impresión fue buena, el juego te da opciones en caso de que seas un jugador veterano, puedes saltar los tutoriales y no aburrirte con una molesta explicación de cómo correr, saltar, atacar, etc. —Obviamente realicé los tutoriales porque jamás había visto este juego—

Después, “la bomba”, me encontré con el sandbox más grande que haya visto, jamás había jugado algo tan inmenso, kilómetros y kilómetros de mapa que esconden tesoros, monstruos, cuevas, aldeas y ciudades. Tantas misiones secundarias y otras tareas menores hacen que me estrese un poco, porque aflora mi trastorno obsesivo compulsivo por completar todo y poseer los accesorios, materiales, espadas, armaduras, entre miles de items.

Por otra parte, decisiones: como la carrera que estudias, lo que comerás o tu pareja sentimental; prácticamente en cada diálogo del juego te presentan diferentes opciones a elegir, algunas cambian el curso de la trama y las que no seleccioné me van a torturar, por lo menos hasta que vuelva a empezar el juego.

Durante la noche el ambiente se pone tenso, puedes vagar por el mapa y llevarte varios sustos, ya que algunos enemigos aparecen de la nada para atacarte y el sistema de pelea no es para jugadores principiantes, hay que esquivar zarpazos de cinco o diez bestias a la vez y la música, por lo menos a mí, no me ayuda. Pero no es que sea mala sino que te envuelve de manera que se agregue dinamismo a la pelea y en lo particular, me da escalofríos saber que mi inexperiencia la pagaré con la muerte.

The Witcher III: Wild Hunt / CD Projekt RED

Los monstruos son impresionantes, siempre he sido fan de la mitología, desde los excelentes enemigos en God of War hasta la “nueva mitología” como Shadow of the Colosus, y, The Whitcher, retoma mucha de las leyendas medievales, celtas, druidas propias de Europa. No le falta nada en ese sentido, hay batallas difíciles donde debes usar distintos artefactos en específico para derrotar a ciertos enemigos —la plata en contra de hombres lobo, por mencionar uno.—

Así recuperé, por una semana más o menos, mi asombro con este gran juego, que seguramente no he completado ni el cinco por ciento. Con un poco de estrés, miedo, impotencia al morir, preocupación, pero también con asombro, satisfacción y esa dosis de adicción que te inyecta todo videojuego que te atrapa.

Año: 2015
Desarrolladores: CD Projekt RED
Género: ARPG, Acción-Aventura
Plataformas: PlayStation 4, Xbox One, Microsoft Windows
http://thewitcher.com/en/witcher3

Post Author: Rosée

Creativa, Novelista, Poeta, Amante de la Lectura, de la Escritura, de Japón. Gamer de nacimiento y Gamer por pasión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *