Innovación contra tradición en la guerra de consolas

Nintendo Swith_Nueva generación de consolas

Existen dos dichos populares que se volverán muy populares en la próxima guerra de consolas: “Si no está roto, no necesita ser arreglado” e “Innovar o morir”. Aunque tienen muchas aplicaciones prácticas en la vida diaria, en el mundo de los negocios representan dos formas diametralmente contrarias de cómo aproximarse a los negocios: continuar repitiendo una forma probada de éxito (si acaso con algunas modificaciones o “actualizaciones” para justificar la venta de lo que es básicamente el mismo producto o servicio) o bien, crear algo completamente diferente a lo anterior (siempre intentando crear algo nuevo, distinto y desconocido, con la esperanza que este cambio radical represente un progreso para la compañía). Estas dos formas de actuar están representadas en el mundo de las consolas por Nintendo y Microsoft.

Desde los tiempos de SNES, cada nueva consola de Nintendo es un concepto completamente distinto que su predecesor, no sólo en cuestión de imagen sino en concepto, funcionalidad y títulos disponibles. Nintendo es el exponente perfecto de lo que significa la palabra innovación, tanto en cuestión de éxito (como la increíble recepción y rendimiento del NintendoDS y sus mejoras) como de fracaso (ejemplificado por el terrible contratiempo que fue el Nintendo Wii y el WiiU). Por otro lado Microsoft encontró una fórmula de éxito con el lanzamiento del Xbox y Halo en 2001 y la ha reutilizado una y otra vez con cada nueva encarnación a lo largo de las últimas generaciones de consolas. Son consolas que se han mantenido prácticamente iguales y que se especializan en un sector muy específico del mundo de los videojuegos; y aún si sólo parece que se usan y reusan los mismos títulos y controles cada cinco años, las ganancias continúan siendo suficientemente sustanciales como para que no sea necesario ningún cambio importante.

project-scorpio-Nintendo Swith_Nueva generación de consolas

El patrón se repite con la inminente llegada de la siguiente generación de consolas. Nintendo, siempre atrevido y desafiante, llega con el controversial Nintendo Switch. Y Microsoft continúa su avance a paso seguro, con una versión presuntamente ultrapoderosa de sus anteriores consolas, el Project Scorpio. En la guerra de consolas que viene, los riesgos que ambas compañías enfrentan son similares: Sony amenaza con volverse imparable gracias a sus exclusivas (que han generado críticas positivas en todo el mundo una y otra vez), las dos atraviesan una crisis de credibilidad con su público base (Nintendo cargando con la lenta pero constante decadencia de sus inmortales franquicias, Microsoft perdiendo terreno en el mundo de las consolas por la superior capacidad del mundo del PC Gaming) y enfrentan pérdidas financieras importantes por múltiples reveses en su desempeño reciente (el menor-a-lo-esperado desempeño de Pókemon GO/Sun and Moon y los problemas de rendimiento del Xbox One).

No es un tópico que se pueda tomar a la ligera, no al menos para Microsoft y Nintendo. Como muchas empresas que incursionaron al mundo de las consolas antes que ellos y se quedaron en el camino (como SEGA), los dos grandes titanes de las consolas tienen mucho que perder. Si Project Scorpio y Nintendo Switch no tienen los resultados esperados, existe una posibilidad, muy real, de tener que anotar a al menos una de las dos compañías en los libros de historia de los videojuegos. ¿Quién tiene más posibilidad de sobrevivir en esta guerra? Es una pregunta difícil, pero me inclino a pensar que Nintendo es quien tiene más chance de perdurar. En un mundo en el que la innovación constante es indispensable para mantenerse relevante en la mente de los clientes, Nintendo tiene la mejor estrategia. Aún cuando sus acciones son muy riesgosas, quien apuesta grande puede ganar grande, y dada la mayormente positiva recepción del Nintendo Switch todo parece indicar que en esta ocasión Nintendo tendrá la ventaja sobre sus competidores. Aún si al final la apuesta no termina por ser suficientemente lucrativa, Microsoft debe darse cuenta tarde o temprano que tiene un mercado mucho más grande y beneficioso en el PC Gaming. Ya el futuro marcará quién será el gran ganador de la siguiente generación de consolas. Aparte de Playstation, por supuesto.

Post Author: Kelma Tal Qamar

Periodista de profesión, novelista por vocación, gamer por pasión. Hijo de los RTS y los MMORPG’s, acostumbro tomarme las cosas con calma y trabajar solo contra el mundo. Tank y support son mis especialidades. Soy Kelma, soy un gamer, y como ustedes y mis compañeros, soy Amissum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *