Overcooked: Gordon Ramsay estaría decepcionado

Overcooked / Ghost Town Games

Quiero comenzar dejando algo muy en claro: nunca tuve una consola. La única cosa que tuve que fue lo más cercano a una consola fue el Nintendo Wii, y de esa sólo tenía el Wii Sports y unos cuantos discos de Rockband y Guitar Hero. Divertido, sin duda; pero definitivamente es una fórmula que termina desgastándose después de un rato. Así que, con esa pequeña excepción, yo nunca pude experimentar lo que se conoce como couch-party: jamás me senté en un mismo sillón con hasta tres amigos más, enfrente de la pantalla, a jugar alguna cosa de disparos, nunca le reclamé a alguien por hacer trampa cuando veía mi parte de la pantalla, nunca me puse a bailar una danza de celebración ridícula frente a la televisión cada que anotaba un punto o mataba a mi oponente.

Hace unos días entraron los Óscares. Un amigo de toda la vida me invitó a su casa, no para ver la ceremonia, sino para ignorarla por completo mientras teníamos un día de videojuegos. Me pidió llevar mis controles y mi laptop, por si acaso. Llegé y me preguntó si quiería jugar este nuevo título que se había comprado, que está genial, que es muy divertido, que es imposible jugar solo y que pueden experimentarlo varios en una sola máquina.

Seguro, ¿por qué no? Digo, yo quería un maratón de Dark Souls III, pero puedo jugar su jueguito un rato.

Y entonces, mi amigo llegó y me azotó, por toda la cara, una de las mejores experiencias de couch-party que he tenido y posiblemente tendré en la vida. Y eso que he tenido casi ninguna.

Soy un sándwich de idiota

Overcooked / Ghost Town Games

No voy ni siquiera a intentar explicar la trama del juego porque se me figura a una completa y total idiotez que, al final, no viene ni al caso. Así que pasemos directo al meollo del asunto: Overcooked es un simulador de cocina, por ponerlo en una categoría, que se puede jugar de entre una y hasta cuatro personas. El objetivo, como muchos otros juegos del estilo, es atender las órdenes de comida que llegan. Para ello, hay que cumplir una serie de requisitos: recolectar los ingredientes, prepararlos, enviarlos a los comensales, recoger los platos sucios, lavarlos y comenzar todo de nuevo. Y, como también cualquiera que ha jugado un título del estilo, es precisamente esta sencilla premisa lo que lo vuelve un verdadero caos.

Overcooked, en comparación con otros juegos que tienen una temática muy parecida, pone mucho énfasis en la localización espacial del personaje. Frecuentemente, el principal reto en estos juegos es uno de velocidad, reacción y eficientización de patrones fácilmente memorizables. El problema con este juego es que, en su entorno 3D, no tienes que ser experto en estos detalles sino también en administrar el espacio: no sólo hay que descubrir la forma más efectiva de moverse por el lugar, sino que el escenario cambia de un nivel al otro, y muchos de éstos (empezando desde los más bajos) tienen elementos dinámicos que pueden comprometer por completo una operación bien planificada. En resumen: caos. Y un caos particularmente grande cuando uno de los jugadores, A.K.A. yo, tiene tanta coordinación y conocimiento de cocina como una mosca muerta.

Lo importante es el camino, no la meta

Overcooked / Ghost Town Games

Cuando uno ve las órdenes, son para cagarse de risa: corta tres jitomates, ponlos en la olla y calienta por quince segundos. Después sirve, entrega el pedido, lava el plato y repite. A veces son jitomates, a veces son lechugas. A veces hay unas cuantas combinaciones sencillas, pero nada extremadamente complicado. Y de hecho, el juego en sí no es una fórmula nueva: miles de juegos antes y después explorarán la idea del simulador de cocinero. Muchos títulos han sido diseñados para jugar con tus amigos en el sofá de tu sala, y seguramente seguirán saliendo conforme pasen los años. Lo que rescato de ese día, la mejor premiación de los Óscares que he tenido, es lo siguiente: me he perdido de la experiencia del couch-party durante muchos, muchos años. Y aunque seguramente muchas personas ya la han experimentado antes, es posible que la nueva generación de videojuegos se enfoque un poco en la individualidad y en el juego en línea. Y puede que por eso, al igual que yo, muchos se hayan olvidado de lo que verdaderamente significa reírse a carcajadas con un amigo una noche de domingo.

 

Año: 2016
Estudio: Ghost Town Games, Ltd.
Tipo de Contenido: Reseña
Plataformas: PC, PlayStation 4, XBox One
http://www.ghosttowngames.com/overcooked/

Post Author: Kelma Tal Qamar

Periodista de profesión, novelista por vocación, gamer por pasión. Hijo de los RTS y los MMORPG’s, acostumbro tomarme las cosas con calma y trabajar solo contra el mundo. Tank y support son mis especialidades. Soy Kelma, soy un gamer, y como ustedes y mis compañeros, soy Amissum.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *