¿Quién soy?

Es un fastidio decir quién soy, lo único que deberías estar leyendo es lo que de verdad importa en este sitio: los videojuegos. Pero si insistes y has llegado hasta este punto, entonces me voy a presentar. Soy Ivanjo, este nickname no tiene mucha complejidad como puedes pensarlo, es una simple mezcla de mis nombres.

En realidad no hay mucho que decir sobre mí y no tengo ganas de escribir de ello. Pero tu insistencia por seguir leyendo me hará decirlo: soy un sujeto común, aburrido, áspero con los demás, corriente al hablar; en pocas palabras, estoy lleno de más defectos que de virtudes. El ocio, por ende,  es el defecto que me ha llevado a este punto de mi vida en el que intento decirle a un completo desconocido quién soy. Aunque también es culpa de mi jefa, ¡muchas gracias!

Este defecto también me orilló al sendero de los videojuegos, en el cual tengo un largo camino recorrido. Aunque los recuerdos son vagos, mis primeras aventuras estaban acompañadas de un señor rechoncho, de un zorro con su tropa interestelar,  un círculo amarillo que al mismo tiempo es víctima y victimario y un elfo con problemas para hablar.

18te4uwgm4m8njpg

El recuerdo más vivo que tengo de mi infancia gamer está relacionada con mi primer acercamiento a una consola. La historia comienza una madrugada de un seis de enero noventero, dormía placenteramente, porque en casi todos los sueños -parafraseando a Freud- se cumplen nuestros mayores deseos; en ese momento algo comenzó a interrumpir mi sueño, un leve murmullo, insistente, molesto, distorsionador. Era mi hermano mayor, lo supe al reconocer su voz, que me decía: ¡llegaron los reyes! Una emoción apagada por el momento onírico de mis padres.

Me levanté de la cama, caminé sigilosamente, calando el frío con mis pies que poco a poco reptó hasta mi cabeza. Con la mente más clara y mis ojos cobrando vida, alcancé a distinguir un aparato gris, cuadrado, sabía que era algo nuevo porque  no alcanzaba a reconocerlo; mi hermano prendió el televisor y me dijo: ¡ven, vamos a jugar! El resto es historia, las horas volaron.

El hecho es que mi vida siempre ha carecido de un sentido desde que era un morrito, todo parecía que nada iba a pintar bien para mí. Sin embargo los videojuegos llegaron para salvarme de una serie de eventos un poco desafortunados, que no los contaré porque te haré llorar.

Esto no quiere decir que haya cambiado mi vida por completo, de hecho se puede decir que la empeoró un poco. A lo que voy es que esto me llevó a apartarme de todo ser vivo que rondaba a mis alrededores, ignorarlos por ser insoportables, no entendían mi mundo, mi forma de ver la vida; lo que hice fue darle toda mi atención a quien de verdad me daba algo a cambio.

Gratificar a quien me dio miles de aventuras, tantas historias vividas, viajes por el universo y en el tiempo, eso es lo que me propuse en mi vida. La oportunidad de ser el héroe que hace trizas a cualquier representación de maldad; ser el salvador del mundo entero; dedicar toda una odisea por una doncella o simplemente manejar un arma militar. Decidí que esa sería mi vida, por lo que de verdad vale la pena esforzarse.

Gracias a esto me convertí en una persona solitaria y fría. Incapaz de generar un lazo con algún otro sujeto con el que pudiese convivir. Lo único que me importaba era cumplir con la meta que me había planteado desde un principio, tal y como lo haría el espléndido Solid Snake. Esta meta era jugar videojuegos todo el tiempo posible. ¡Al diablo con la escuela!

Snake-VA-Teaser-Pre-E3

Esto, básicamente, me convirtió en el tipo de persona al que odiarías fácilmente: inconforme, apático y sin chiste. Soy alguien que odia fácilmente a las personas, para decirlo de otra manera, soy un misántropo. Odio todo lo que hacen, critico sin piedad. Y sí, me fastidia que sigas leyendo esta presentación.

Y así, con esta oda que me eleva como una cuasi deidad del Olimpo, lo mejor que puedo hacer es hablar maravillas de los videojuegos. Y si en algún momento nos encontramos por este sinuoso camino… no te haré caso, me caes mal, te odio. O tal vez lo haga, sólo si eres capaz de contestar esto: Who are the Patriots?

Post Author: Ivanjo

Un humano común y corriente. Siempre estoy en otro planeta, quisiera que ese planeta fuese un videojuego. Vagando por la vida, tratando de encontrarla. Me resisto a entregarme a la fugacidad, a lo efímero. Busco la trascendencia.